Tu bebé estará tomando bien el pecho si:

Y recuerda: siempre puedes ofrecer el pecho a tu bebé

Si le notamos inquieto, podemos ofrecerle el pecho para calmarle. No importa que haya pasado poco tiempo desde que hizo su última toma, pues no es posible que se empache con nuestra leche ya que se digiere rápidamente. Cuando mama, satisfacemos sus necesidades afectivas y le proporcionamos amor, seguridad y además, el alimento idóneo.

No gana el peso suficiente

Dale de mamar más a menudo, cada 2 ó 3 horas como máximo. Si es muy dormilón, despiértale delicadamente para ofrecerle el pecho. Cuantas más veces mame, más leche tomará y por tanto, más peso ganará.

No le des chupete, le puede estar quitando el apetito chupando demasiado tiempo de él.

Evita que la temperatura ambiente sea demasiado alta, pues hace que el bebé se quede “adormilado”.