¿Cuándo se empieza?

Tras el parto, ¡Cuanto antes, mejor para ambos, si estamos en condiciones de intentarlo! Es recomendable hacerlo en la primera media hora tras el parto, cuando el bebé está más alerta y su reflejo de succión es más notable. Además, le darás el calor, seguridad y protección que el bebé busca y necesita.

Algunos bebés no quieren mamar inmediatamente tras el parto. En estos casos procura tenerle a tu lado y ofrécele el pecho a menudo. Así estimularás su deseo de mamar. No se trata de alimentar al bebé que ahora no lo necesita, sino de darle la bienvenida; calmar el estrés que le ha supuesto el parto, aprovechando que su “instinto de succión” es muy vigoroso y que suele estar muy despierto y receptivo en las primeras horas, para que nos conozca y que le conozcamos, para enseñarle a mamar como si fuera un juego.

El calostro

El calostro es la primera leche que se produce en la mama tras el parto. Está perfectamente adaptada a las necesidades alimenticias del recién nacido en sus primeros días de vida: contiene gran cantidad de proteínas y anticuerpos (para proteger al bebé contra posibles infecciones) y poca grasa (el bebé nace con gran reserva de ella).

Hacia el 4º día aparecerá la “subida de la leche”, con mayor cantidad de líquido, más rica en azúcares y grasas y con menos proteínas. Esta leche llamada de transición dará paso a la leche madura hacia el 10o día.