Para el bebé
Para la madre
Para la familia

Supone menor coste económico. Garantiza mayor comodidad para todos: no hay que preocuparse de “salir corriendo” porque se ha terminado, no hay que preparar biberones, ni acordarnos de todos los utensilios cuando salimos...

Para la sociedad

Permite conservar recursos naturales: Ahorra recursos humanos y materiales en los hospitales, porque los niños enferman menos y si lo hacen, se recuperan antes.