Al contrario de lo que se suele pensar, los pechos de la madre pueden producir suficiente leche para alimentar a los dos niños.

Siempre que puedas, trata de amamantar a los dos a la vez.

La lactancia admite muchas posturas, pero no todas son válidas. Para que la toma sea eficaz la madre debe mantener la espalda erguida.

Con gemelos, la toma es más eficaz (sale más leche) si se amamanta de manera simultánea a los dos niños. Lo más cómodo para los tres es poner a cada bebé debajo de un brazo, sobre una almohada. Así evitamos que se den patadas entre sí. Esta postura requiere una base amplia, como un sofá.